Su denominación es probablemente el recuerdo de su primer nombre, “Saxingherste”, Que significa “El bosque ocupado por los Saxons”.

Castillo de SissinghurstUbicado en el condado de Kent, al Sur de Inglaterra, son dos las familias que se asientan en este territorio: los Berhams (s.XIII) y los Baker (desde 1490 hasta sXVI). Una de las hijas de la familia Baker se casa con Sir Thomas Sackville (futuro dueño de Knole, lugar donde Vita Sackville, la protagonista de esta historia creció). Durante la Guerra de los Siete Años (1756-63) Sissinghurst se convierte en una prisión, albergando a 3000 soldados franceses que fueron capturados. Fue famosa esta cárcel por los maltratos a los presos (torturas, abusos, extorsiones, etc.). Se construyó una barricada en los alrededores y se encendían en lo alto los calderos, que iluminaban el perímetro de noche. Fue en este periodo que Sissinghurst comenzó a ser conocido como el Castillo de Sissinghurst, nombre que seguramente fue usado con algo de ironía. Al finalizar la guerra los franceses se fueron, destrozando lo que encontraron a su alcance. Fue tanta la agresión que el monto de los daños igualaba casi el valor de la propiedad. Hacia fines del s.XVIII los viajeros que pasaban por ahí decían que era un lugar “deprimente”. Fueron los Mann-Cornwallises of Linton quienes lo restauraron parcialmente.

En 1928 se puso a la venta y en 1930, recomendados por la amiga y escritora Dorothy Wellesley, el matrimonio Nicolson-Sackville compra Sissinghurst. Fueron Harold Nicolson, diplomático y escritor y Vita Sackville-West, poeta, novelista y jardinera quienes adquieren este lugar que estaba en muy malas condiciones. Se casaron en 1913 y tuvieron dos hijos varones, Nigel y Ben.

Después de dos años de reformas pudieron mudarse. Nunca lograron mejorarlo completamente y fue la idea de “poner sus energías en rescatarlo del pasado” la que prevaleció por sobre todos los desarreglos. Vita invirtió toda su herencia en la creación y mantención de Sissinghurst. El dinero nunca fue suficiente. Tanto que así, que vita siguió escribiendo su columna en el Observador hasta poco antes de su muerte (1962) pues era una fuente de ingreso.

El matrimonio empezó por la creación de los “cuartos”, algunos de ellos por colores. Harold prefería llamarlos “sucesión de intimidades”. Su gran amigo, Sir Edwin Lutyens, lo ayudo en el trazado de un pequeño parterre en “L”. Para Vita, la romántica asociación de plantas con su infancia, los cuadros de flores pintados por los holandeses, las especies conocidas en sus viajes y la visita a los países lejanos como Persia fueron su inspiración para la plantación.

Castillo de Sissinghurst 2

Ellos disfrutaban mucho el jardín y pasaban tanto tiempo afuera como adentro. Con mucho respeto cada uno hizo lo que sabía. Según Vita “Harold fue en su otra vida Arquitecto y Paisajista”. Fue el que creó los puntos focales, los ejes largos y la geometría. Para Harold, Vita fue jardinera, la organizadora de la plantación. Recordemos que desde su infancia Vita fue atraída por la jardinería. Trabajaron juntos y se consultaban a diario.

La guerra interrumpió por 6 años los progresos. Su primer jardinero fue Jack Vass (1939- 1957). Pasaron 2 años que fueron de estancamiento en el jardín hasta que llegan a PamSchwerdt y SibylleKreutzberger en 1959. Fueron ellas las que le dieron la impronta a Sissinghurst, llegando a pensar Vita y Harold que fueron las “creadoras”.

En 1991las sucede Sara Cook  y en el 2004, Alexis Data. Cincuenta años bajo la dirección de destacadas mujeres.

Vita escribió el primer poema sobre Sissinghurst, llamado simplemente Sissinghurst y lo dedicó a Virginia Woolf, con quien tuvo una íntima amistad.

En 1961, Vita le escribió a Harold: “hicimos lo que pudimos” e “hicimos juntos un jardín donde no lo había” y antes de su muerte: “… como quisiera tener 50 años más para verlo…”. Muere en 1962 sabiendo que había creado y dejado algo de valor. Harold la sobrevivió 6 años (1968), triste y solitario. Dicen que los visitantes pueden ver a Harold sentado en el jardín con lágrimas en su cara…

Harold y Vita no pudieron ver su obra terminada. Niger, su hijo, fue el heredero y no pudo hacer frente a todos los gastos, optando por el Trust para preservar el jardín creado por sus padres. En homenaje a ellos publica sus diarios, cartas y fragmentos de sus autobiografías donde se describe la creación del lugar. En 192 publica “Retrato de un matrimonio no convencional” y fue este libro el que incrementó el número de visitantes.

En 1937 fue la Apertura, en 1966 lo visitaron 28.000 personas, en 1968 fueron 56.000 y en 1991 197.000. Este aumento trajo problemas en el mantenimiento del lugar y hubo que restringir los días y horarios limitando a una cantidad estable de 180.000 visitantes. Resumiendo, se puede decir que una historia muy particular se respira en los “rooms” de Sissinghurst. Las pasiones humanas en sus más diversas formas y el amor por la jardinería se funden en una romántica historia donde Vita y Harold dejan de visita indispensable cerca de Londres.

Castillo de Sissinghurst 1

El jardín está formado por los siguientes cuartos (“rooms”):

  • The Lower Courtyard
  • The Top Coutyard
  • The Rose Garden
  • The Lime Walk
  • The Cottage Garden
  • The Nuttery
  • The Moat Walk
  • The Herb Garden
  • The Orchard
  • The White Garden

The White Garden:

Fue el último cuarto o sector en recibir su identidad y sin dudas la culminación de la obra de Sissinghurst hecha por Vita y Harold.

No fue el primero en su categoría pero si fue el más exitoso y ambicioso de la época gracias a su excelente técnica y constante refinamiento en la elección de las especies a plantar. Todavía sigue siendo el más fino y fascinante en su tipo. El peral llorón como la escultura de la doncella fue ubicado en este sector, de tal manera que el peral con sus ramas péndulas sirve de marco.

En su inicio, Harold encontró para este lugar: gladiolos, lirios, dalias pompón y anemonas japónicas, todas blancas que los dos adoraban.

Sumaron a este macizo el color gris dado por los cardos. Uno de los usados es el Onopordumacanthium (cardo borriquero).

Sobre los arboles de almendros hicieron trepar 4 Rosa mulliganiiy cuando éstos murieron en 1970, fueron reemplazados por una glorieta diseñada por Nivel Nicolson, a la que se le agregó la única sobreviviente de aquellas rosas rambler que la viste de flores blancas.

Posteriormente se plantaron R. “Iceberg” e infinidad de otras plantas cuya mención completa excedería esta nota.

En el lado Norte está Erechtheum, pérgola que se hizo con los restos encontrados de la casa original, cubierta hoy por una Wisteria venusta “Alba”.

En el lado Oeste nos encontramos con Delos, la isla cuyo paisaje recrean Vita y Harold plantando ciruelos, cerezos y myrobalans (Prunus domestica ssp. Syriaca). También bulbos, iris y muscaris. Aquí se esparcieron restos de mampostería con el fin de imitar a las ruinas de la isla.

En 1970 todo el lugar fue removido liberando los caminos y se agregaron numerosos arbustos para protegerlas de los vientos, usando Phillyrea y Corylusmaxima “Purpurea”.

Delos contiene algunas fascinantes y seleccionadas plantas como la bromeliácea Fascicularia bicolor. Este sector carece de identidad, desafío que los jardineros esperan enfrentar y resolver

sissinghurst-418180_1280

Jardín de Rosas

Está situado al Sur del Top Courtyard. Este sector se empezó al poco tiempo de haberse mudado Vita y Harold. Se hicieron paredes y Harold dibujó un rondel (centro) plantado con Taxusbaccata del que salen los caminos dibujados geométricamente.

Al Oeste se termina esta área con una pared abovedada, conocida como Powys Wall, construida por el arquitecto A.R. Powys.

A fines de Junio y principios de Julio este cuarto es un glorioso punto focal que año tras año regala la abundancia de colores y perfumes de las rosas, madreselvas, higueras y vides. Vita lo disfrutaba mucho.

Cuenta Anne Scott-James que a Vita le gustaban las rosas que se semejaban a las flores de los tapices, con una larga historia como la colorada oscura Rosa Gallicay rosas con nombres relevantes como “Cardenal de Richelieu” o “Comtesse du Cayla” (Amante de Luis XVIII) y “Felicité et Perpetue”, llamada así después que dos mujeres fueron martirizadas infortunadamente en Cartago.

Entre las rosas se plantaron iris, peonías, salvias, digitalis, anémonas japónicas, Lillium regale, lilas, Alchemillamollis, Alliumcernuum; Alliumcristophii, eremurus, etc. Y tapizando las paredes: higueras, enredaderas, clematis y rosas.

Fueron las rosas las que invitaron a Vita a escribir lo más notable de la jardinería. Dedicó a las rosas antiguas un párrafo memorable, Inspirada por E. A. Bunyard influyó en el uso de estas rosas en los Jardines (alrededor de 1950). Su profundo amor por ellas fue expresamente evocado en un prólogo dedicado a Graham Thomas (The Old Shrub Roses, 1955)

No cabe duda de que fue este y no otro sector el que capto su mayor imaginación. La delicadeza de esta flor como sus colores, texturas aterciopeladas, perfumes y su generosa floración, hicieron que fuera el momento preferido del año para Vita.

Algunas sugerencias de Harold a este lugar fueron rechazadas por ella, manifestando Harold en sus escritos: “El romántico temperamento como siempre obstruye lo clásico”.

Vita siempre destaco la importancia del contraste del follaje. Sin embargo, en este lugar este detalle es casi imperceptible, pareciera que no se lo tuvo en cuenta. Dicen que se dejó llevar por el fuerte y simple diseño de Harold.

Tanto Mrs. Spry, frecuente visitante de Sissinghurt, como Hilda Murrel con sus regalos de rosas de su propia Shrewsbury Nursery, inspiraron a los dueños.

La plantación se hizo sin estructura pero no fue una “falta”, fue una “elección”. A los expertos, el estilo, el color y la moderación de estos macizos no les entusiasma. Piensan que les falta fuerza, potencial.

Actualmente este jardín no esta tan poblado de rosales y esto permite apreciarlos individualmente.

Con rosas de 1959, ésta área comenzó a tener problemas, ya que progresivamente se enfermaron o envejecieron y no se procuró su reemplazo. La colección de rosales de Vita se mantiene pero hubo que agregarle pocas pero de otras variedades.

Salvo pocas excepciones, en el jardín de rosas encontramos tres tipos: la Rosas Antiguas (Gallica, Damasks, Centifolias, Mosses, Alba, etc.), las HyrbridMusks (Vanity, etc.) y la Hibridas de Té y Rosas Floribunda (MrsOakley Fisher, Ellen Willmott, etc.).

El Nacional Trust ha recuperado la geometría diseñado por Harold y ha agregado plantas acompañantes que antes, durante y después de la floración de las rosas, las resaltan.

About Author

Connect with Me: